Gestión Emocional y Habilidades Sociales y Comunicativas

 

 

Este proyecto se enmarca dentro del proyecto educativo de toda la Compañía de María y sirve de colofón a todo el proyecto de Educación de la Interioridad desarrollado en las etapas anteriores.
Definimos en él, el conjunto de principios, valores, intenciones y prioridades que emanan del Carácter Propio y que, partiendo de nuestro contexto, orienta la acción educativa.  

El proyecto de Educación Emocional y Habilidades Sociales y Comunicativas apoya la consecución de dos de estos principios: “Formación de cabezas bien hechas más que bien llenas” y “Educar en la vida y para la vida”.

Contenidos del proyecto:

 

Bloque I: Gestión Emocional.

·         Gestión de emociones. Sentimientos.

·         Inteligencia emocional.

·         Gestión del estrés ante situaciones conflictivas o de tensión.

Bloque II: Habilidades Sociales

•        Asertividad.

•        Autoestima.

•        Autoafirmaciones positivas.

•        Confianza.

•        Conocer tus miedos.

•        Habilidades Relacionales.

 

Estos dos bloques están incluidos en el plan de acción tutorial de Bachillerato y contempla unas sesiones en las que el manejo de las emociones es el eje principal. Otros aspectos clave son la autoestima y asertividad, el manejo del estrés y las frustraciones y el autoconocimento.

Esta parte tiene que ser complementada en el núcleo familiar, por lo que habrá sesiones para padres acerca de la gestión emocional en el hogar, tanto de ellos mismos, como de ayuda a los hijos. Se busca un control de la frustración e impotencia, reconocer y aceptar sentimientos (nociones básicas de focusing) y educar el corazón (aprender a conjugar libertad y responsabilidad).

 

Bloque III: Habilidades comunicativas

·         Hablar en público.

·         Lenguaje no verbal.

·         Afrontar una entrevista de trabajo.

·         Improvisación.

·         La Comunicación a través de técnicas teatrales y de la magia.

·         Liderazgo.

 

El otro gran pilar de este proyecto son las habilidades comunicativas. Cada vez es más importante complementar una buena formación teórica y práctica con un buen manejo de estas habilidades, para afrontar una entrevista de trabajo (unido a toda la parte de autoestima) y para desenvolverse en cualquier trabajo que tenga que ver con personas. Para ello es fundamental dominar aspectos como el lenguaje no verbal, la entonación, la capacidad de hablar en público y la capacidad de improvisación.

Por ello este bloque se trabaja de dos formas: la primera en clase, en las exposiciones prácticas de los alumnos, controlando entonación, postura, fluidez, capacidad de improvisación… y otros aspectos clave en el dominio de la exposición oral.

La segunda manera de trabajar las habilidades comunicativas será mediante talleres de improvisación y técnicas teatrales. Está completamente demostrado que con el trabajo de estas técnicas se obtiene los siguientes resultados:

   

 

-          Capacidad de adaptación.

-          Aumento de la autoconfianza. Los alumnos que realizan técnicas teatrales asumen más riesgos en el futuro.

-          La improvisación desarrolla enormemente la creatividad. Usaremos la imaginación, aprenderemos a generar ideas y a saber cómo tratar a los demás para que saquen a relucir las suyas.

-          Mejora la expresión oral y la capacidad de atención: la improvisación enseña a formular los pensamientos con dinamismo y a presentarlos de forma correcta.

-          Trabajo en grupo y coordinación: todos tienen que trabajar en coordinación para montar una escena., con el aumento de la confianza mutua entre los miembros del grupo.

-          Se promueve la tolerancia.